La interactividad de la formación online está entre los ámbitos más prometedores.

Los chicos y chicas entre 13 y 23 años investigan y fijan sus tendencias a través de las redes sociales, éstas se convierten en uno de los grandes medidores sobre el comportamiento del mercado online. La interactividad de la formación online está entre los ámbitos más prometedores.

En los datos revelados por ViSenze (una compañía dedicada a la inteligencia artificial) de cada 10 jóvenes 6 se alimentan de las redes sociales para ayudar a estructurar sus nuevos consumos. Es decir, una mayoría tiene en éstas una ventana hacia las novedades más importantes en sus respectivos espacios socioculturales.

La muestra de ViSenze (1000 jóvenes del Reino Unido y los EE.UU.) muestra que casi el 60% hace frecuentemente compras online. Un 80% “decide” esa compra navegando desde un dispositivo móvil, además, mientras realiza otras actividades (como el simple hecho de estar en movimiento).

Existen otros datos de gran relevancia en el estudio. Por ejemplo, la encuesta afirma que el 62% demanda ayudas visuales en sus búsquedas. Un 58% comparte e interactúa sobre sus compras en las redes sociales. Por supuesto, hay un 70% que entra en sus perfiles cinco o más veces al día. En la generación anterior, los Millennials, hay un 57% que encuentra novedades en productos y servicios desde páginas Web normales, mientras un 60% de la generación Z lleva a cabo esta misma acción en las redes sociales. Para un 80% de los miembros de la generación Z resulta determinante la confianza que pueda llegar a inspirarles el sitio Web donde realizan una compra.

Por otra parte, existen cierto matiz en el comportamiento de compra y las recomendaciones que lo acompañan. Tanto Millennials como Z aceptan, en un 80%, recomendaciones sobre productos. Sin embargo, el 50% de los jóvenes entre 13 y 23 años prefieren recomendaciones adaptadas a sus propios hábitos de compra. Y el 41% de los Millennials observan con mayor atención aquellas recomendaciones basadas en perfiles similares al suyo.

Este tipo de estudios basan su importancia en la enorme masa de consumo y recursos que ponen en marcha esas franjas de edades. Hacia el 2020 esos jóvenes de la generación Z moverán entre 29 y 143 mil millones de dólares.

Por supuesto, una fracción de todo ese volumen de compras online que protagonizan los más jóvenes termina y terminará derivándose a la formación en línea. Los cursos online son uno de los renglones fuertes y más prometedores de la economía digital.

La formación online, con un componente importante basado en la interactuación, por ejemplo, en las redes sociales, es una pieza clave de las transformaciones socioeconómicas y culturales recientes. Sobre todo en estos tiempos, donde la gente quiere viajar, explorar y aprender más rápido.

Esta es una de las apuestas de instituciones como la UNED y la Fundación UNED, que a través de colaboraciones y redes estratégicas, como la tejida bajo la marca Escuela de Economía Digital, hace llegar formación superior de calidad hasta allí donde está el estudiante.

Formación online, sin fronteras, sin horarios… sin barreras.

Precisamente, encabezando la oferta de la EED y la Fundación UNED, tenemos el Curso Administrador de Aulas Virtuales Moodle. ¿Qué mejor que empezar enseñando cómo crear cursos online de calidad?